Colaboradores

Sinceramente, es uno de los textos que más ilusión nos hace exponer.

Primero, porque su publicación significa que kinegua y la aventura nacida ya hace unos años y que parecía una locura, es ya una realidad.

Segundo, porque en tiempos de crisis, no sólo económica sino también social: inmovilismo, pérdida de valores instrumentales, incomunicación, subyugación general por creencias históricas; morales: “todo vale”, tener más que querer, preferencia de lo ostentoso por lo práctico y útil; personal: cambiar resignación por libertad, mal pasado-oscuro presente-peor futuro, seres alienados y “ennominados”,… resulta muy satisfactorio ser agradecidos con todas aquellas personas que, con sus conocimientos profesionales y virtudes personales, siempre desde el ámbito del “buen rollo” y el impagable saber disfrutar de lo que se hace, han arrimado el hombro para que todos podamos habitar de, lo que consideramos, un sitio especial.

Tercero, porque siempre nos han encantado los libretos de los C.D donde los músicos dan las gracias a su gente para ver si estábamos nosotros.

Empezamos… (por orden de aparición)

Mil gracias:

  • A Rodrigo Rilo y a su visión en la gestión de terrenos exclusivos, por “regalarnos” paraje tan brutal para kinegua y por ponernos en contacto con el constructor Antonio Ridruejo. www.freelifefuerteventura.es
  • A Antonio Ridruejo por involucrarse tanto a nivel profesional como personal antes, durante y después de la construcción de la casa (invalorables sus fotos para el “Making Of”)
  • A todos los miembros de su cuadrilla: el inagotable Henry, Wilson, Lucho, Jorge, Enrique, Víctor y Otto
  • A los oficios: Loran y Jose (impermeabilización), Kone y Alberto (fontanería), Simón (electricidad)
  • A los Pedreros, Lucas, Juanjo, Felo, Sergio, Mon y Juan Domingo.
  • A José Carlos y Yeray por sus ventanales
  • Yeso y pintura: Laurent Negrello
  • A Antonio Morales y José Antonio por su sabiduría en el trato de la madera que tanto color aporta a la casa. Abrir y cerrar puertas se convierte en arte. 679418530
  • A Bárbara, que desde un inicio se contagió de nuestra ilusión, diseñando y creando de manera tan artística y funcional todo lo que ahora clickeas.
  • A Cristina, Beatriz, Merche, Gustavo y Marcos “Cucho” por sus traducciones.
  • A Miguel y Laura por hacer visible kinegua lavada tras lavada tiendaefectosgr@hotmail.com
  • A Pakote por sus plantillas de Mac
  • A Luis y Olga por diseñar el Flyer y ser los primeros en querer estar en la casa.
  • A Carlos González, por saber plasmar con sus fotos toda la realidad del lugar. http://www.fotografiatindaya.com 626385427
  • A Klaus y su gente por sus sabios consejos y conocimientos de las plantas. SA. MA. Agricola. sattaklausmb2@yahoo.es 664178727
  • A Gerardo porque todo sabe más rico en “su” cocina. 626750128
  • A Gerard por saber transmitir con imágenes la filosofía kineguana. www.milimagen.com
  • A Sergio F y Mario por tunear Fuerteventura con la Kunda www.premiervehiculos.com
  • A Sergio G y Julio por tener los bíceps que tienen y que tanto se agradecen durante el transporte de mercancía.
  • A Artemio, Héctor, Paula, Rosana, Raico y el resto de los tripulantes del barco del Bar Los Piratas por sus comidas y por ser como son: ¡Auténticos!
  • Y cómo no… a familiares y amigos que flipan con el sarao que hemos montado y que tanto Merchandising de la casa van a hacer.
  • A los cinco kineguanos que años atrás se liaron la manta a la cabeza y se hipotecaron hasta las canillas por salirse de la línea que marca lo políticamente correcto en el sistema actual, aportando su granito de arena (blanca, como la de la isla) en el intento de hacer que los demás disfruten el máximo posible al visitar la isla.
  • Mención especial para Rebeca, madre de la bautizada como kinegua. Por todo el tiempo dedicado al proyecto de la casa y su ejecución y que tanto esfuerzo y sacrificio, y también satisfacción por el trabajo bien hecho, le ha requerido.

         ¡Gracias por elegirnos!
Helena, Rebeca, Miguel, Iván y Javier

Gracias a todos, Kinegua

Puede que nos olvidemos de alguien. Dínoslo y lo solventaremos