La Casa

Kinegua nació con la búsqueda de la experiencia de habitar un lugar, por la necesidad de disfrutar de una casa abierta, en continua relación con el medio en que se asienta.

“Un oasis en el desierto de la civilización”, como genialmente expresó Unamuno acerca de esta isla. Se buscó (encontró) el enclave perfecto y se diseñó la casa adecuada. La inquietud, ilusión y valentía de las personas que apostamos por este proyecto, hizo que esa idea tomara forma en lo que hoy es ya una realidad:

Una casa permeable, atractiva, acogedora y flexible

Permeable, donde la potencia del paisaje inunda el interior, y la arquitectura acondiciona y domestica el entorno. Una casa para vivir dentro y fuera.

Atractiva, porque la combinación de la arquitectura tradicional majorera, con la plasticidad del espacio contemporáneo garantizan una estancia placentera y tranquila.

Acogedora, por disponer de sencillos recursos para habitarla día a día, y sentirla como propia.

Flexible, por las posibilidades que ofrece de organización de las dependencias, según las necesidades de cada persona.

 

Galería de Kinegua

 
KINEGUA